Costa Rica

“HAY QUE IR A COMPETIR A UN MUNDIAL, YA ES HORA”

#CostaRica – #AmistosoInternacional – Por Marcos Dávila (Enviado Especial a Foz do Iguazú (Brasil):

“Llevamos tres Eliminatorias al hilo ganándolas y no hemos hecho nada en una Copa del Mundo. Hay que ir a competir a un Mundial, ya es hora”, así quiere levantar la vara Alex Ramos, el entrenador de Costa Rica.

En la previa a los amistosos entre Brasil y Costa Rica, nos acercamos al entrenamiento del seleccionado centro americano, que tuvo este jueves el sorteo de la fase de grupos de las Eliminatorias que serán en abril, y dialogamos con él.

Alex fue el asistente de Carlos Quirós en el Mundial de Lituania 2021, donde los “Ticos” no lograron avanzar de la primera instancia, y a partir de allí, se hizo cargo de la selección absoluta. Los costarricenses llevan tres títulos al hilo de CONCACAF (Guatemala 2012, Costa Rica 2016 y Guatemala 2021) y arribaron a Sudamérica con la idea de poder competir ante la “Canarinha” buscando el más alto nivel de cara a la competencia que se aproxima.

¿Cómo están llevando estos días de entrenamiento?
Contento, porque siempre es alentador enfrentar a las mejores selecciones del mundo. Más para una selección de CONCACAF, que no tiene esa visualización tan constante, por diferentes motivos, y que nos tomen en cuenta selecciones de un nivel tan alto, ya nos pasó con Argentina, Colombia, y para nosotros es importante porque más allá del resultado, es la posibilidad de acercarnos al nivel más alto en busca de esa mejora continua y poder crecer como país.

¿Qué sensación te vienen dejando estos días de trabajo aquí en Foz de Iguazú?
Tenemos la fortuna de que hay un grupo con muchos sueños por cumplir. Mucho jugador joven que ha tenido vida difícil, que tiene que salir todos los días a trabajar muy duro para tener la comida en la casa. Para nosotros es motivante, las complicaciones que podamos encontrar no nos asustan porque al final tenemos entendido que el deporte y la vida es exactamente lo mismo y al final tenemos un lema, y es que todos los problemas siempre son oportunidades disfrazadas. Eso es lo que tratamos de hacer con este grupo de jóvenes. Además, muchos de estos chicos quieren ser vistos, que los puedan contratar desde el exterior. Jugando contra este tipo de selecciones es el escenario ideal para que los puedan ver.

-En el primer entrenamiento hiciste mucho hincapié en “jugamos contra una selección clase A, tenemos que competir, estar en los detalles”. ¿Esa es la bajada a los jugadores?-
-Hay un dicho que dice “cada maestrillo con su librillo” y a mí me han enseñado algo que cualitativamente yo no tengo la posibilidad de competir ni contra Brasil, ni contra Argentina, España, Portugal. No tengo un Pito, no tengo un Taborda, no tengo ese tipo de jugadores. Pero yo soy consciente de que no los tengo. A partir de ahí trato de construir mi equipo. ¿Cómo? Cuantitativamente. En todos los elementos que puedan ser sumados. Cuando encontrás un equipo que cualitativamente no está a la altura tuyo pero que corre más que vos, que cierra más líneas que vos, que se barre más que vos, que tiene más necesidades que vos, de repente el partido se te termina complicando. Hago hincapié porque a mí me parece que en estos partidos no hay que entrar pensando que somos menos que ellos. Al final somos todos personas y desde ahí construimos nuestro proyecto. Yo digo que no son partidos “clase A”, son partidos “clase triple A”. Nosotros tenemos dos opciones, o jugamos partidos, o competimos. Hemos elegido competir. Con todas nuestras deficiencias pero queremos competir. Que el rival diga, “ha valido la pena este partido”, más allá de que perdamos, ganemos o empatemos, porque al final vos podes ganar un partido sin competir y lo puedes perder compitiendo y sales más satisfecho. Eso es lo que nosotros tenemos que hacer, aprender a competir. Llevamos tres Eliminatorias al hilo ganándolas y no hemos hecho nada en un Mundial. Hay que ir a competir a un Mundial, ya es hora-.

-Imaginemos un libro de ficción, sabiendo que comenzaron el año ganándole a Argentina en su país, esta es la última, ¿sería ideal cerrarlo venciendo a Brasil?
Sería el libro ideal. Otra de las cosas que he aprendido es que no pasan casualidades en la vida. Yo en lo personal digo, Dios siempre tiene la puerta correcta. Todas las puertas que se nos abren en la vida, las abre Dios, y las que se cierran también. Si me preguntan qué pienso yo, pienso que podemos competir. Lo que vaya a pasar en el partido, no lo sé. Podríamos perder 10-0 de repente el sábado, es lo lógico y es lo normal. Juega un CONCACAF contra un top de Sudamérica y del mundo. Pero queremos competir y dentro de esa competencia, creo, puede ocurrir cualquier cosa. Puede pasar como le pasó a Dinamarca, pero queremos competir. También podríamos perder 1-0 o 2-1, compitiendo al más alto nivel y saliendo muy fortalecidos y muy convencidos de que ya hemos madurado como selección de un área que es muy débil y que cree que es posible competirle a cualquier selección. No es fácil, la cultura costarricense es muy del “pobrecito, no somos profesionales, tenemos muchas limitaciones, es que no nos pagan”. Nosotros hemos creído como grupo debemos ser profesionales. ¿Cómo? Compitiendo.

-Hablame del desarrollo del futsal costarricense-
-Tenemos una liga amateur 100% pero que administrativamente es muy correcta, con una calendarización a lo largo de todo el año con torneos totalmente definidos en todas sus categorías, desde las bases hasta máxima categoría. Entonces por ese lado no estamos mal. Debemos de mejorar nuestra intensidad pero hay que hacerlo con buenas canchas. Sí hemos mejorado en infraestructura pero no todas nuestras canchas son grandes. Tenemos que mejorar nosotros los entrenadores en capacitarnos mejor pero también nos deben dar esa capacidad, la mayoría de los del país no recibe salario. Es muy difícil a nivel económico pero sí existe el interés de hacer cosas buenas. Hace poco desarrollé una clínica muy buena con el entrenador del C. D. Xota, Imanol Arregui, y han sido tres días muy intensos. Son esfuerzos aislados, personales, pero con el objetivo de generar esa posibilidad, porque de repente es más sencillo pagar una clínica en Costa Rica que trasladarse a Europa. Vamos en ese camino que probablemente en algunos años puedan mejorarnos. Creemos que hacer una muy buena participación en un Mundial pueda ser un gran camino para mejorar, de que los patrocinadores puedan interesarse más en el deporte. Hoy por hoy el futsal en Costa Rica es la selección mejor rankeada de todas las selecciones en la federación costarricense y con el presupuesto más bajo. Entendemos cuál es nuestra realidad, que no generamos los millones que genera el fútbol, pero vamos a pelear siempre en la cancha.

-Hoy se realizó el sorteo de la eliminatoria en CONCACAF, ¿qué te pareció?
-Compartimos grupo con México, Surinam y Haití. Yo he aprendido a no subestimar ni menospreciar a nadie, el último le puede ganar al primero. Vamos a ir con la humildad de siempre, vamos a ir a pelear adentro de la cancha. Yo he perdido partidos que no tenía que perder. La gente a veces dice “que no tienen selección, que no tienen procesos”, no podemos ser arrogantes. Para mí va a ser una Eliminatoria difícil. Cada rival tiene sus características diferentes: México normalmente usa jugadores de fútbol playa, así que el biotipo es similar al de fútbol sala. Haití tiene jugadores rápidos, a veces son desordenados y te terminan desordenando a ti. Y Surinam practica mucho fútbol de salón.

Añadir un comentario

Tu email no será publicado. Los campos obligatorios están marcados con *